Publicado el Deja un comentario

COCINA

LA COCINA

por

IVO SIRAKOV

 

La cocina es el corazón de cada hogar, es la parte de la casa más vivida y también la que mayormente se desgasta. Sin embargo, aquí el desgate no se debió a nada de eso, sino al destrozo y abandono debido a la historia, previa nuestra llegada, de la vivienda. De inmediato nos impactó el suelo de terrazo rojo completamente destrozado por la ingente cantidad de sal fuman y otros ácidos echados con la idea evidente de destrozar no solo el suelo de la cocina, sino todos los suelos de la casa.

 

 

 

Además el número incalculable de butrones, en paredes y puertas de toda la casa, aumentaba el destrozo y la imagen ruin de la vivienda.

 

 

El moho negro, el más peligroso, proliferaba por todas partes, porque la pintura plástica impedía a las filtraciones de agua de secarse y sobretodo porque se había procedido a sellar todas las ventanas con placas de pladur. Sin contar que el techo estaba perforado por ciento de agujeros desde el cual colgaban ganchos de hierros, bridas y tuercas.

 

Entre los butrones y a lo largo de todas las paredes se hallaban miles de grapas de aluminio, las caras de los muebles presentes estaban podridas a causa de la humedad o faltaban por completo y todos los manillares estaban oxidados.

 

El mármol de la encimera estaba perforado por clavos de acero y el fregadero, antiguo y también de mármol, precioso por cierto, había sido manchado de pintura negra, la misma utilizada por pintar todas las juntas entre los azulejos.

 

En resumen, los destrozos eran generalizados, faltaban todos los electrodomésticos, los cables de la luz estaban cortados adrede y faltaban los plomos.

 

 

Procedimiento

 

Empecé retirando las placas de pladur que tapaban la ventana y los aluminios correspondientes, clavados en el mármol. Luego me dediqué a cerrar los butrones y la infinidad de agujeros, en las paredes y en el techo, con ladrillos y mortero de cal y cemento.

El siguiente paso fue retirar la pintura plástica de las paredes y obviamente todo el moho, dejándolas por fin libres de respirar y preparándolas por la aplicación de una capa de mortero de cal en proporciones de 3:1. Aprovecho aquí la ocasión por explicar que la cal tiene propiedades hidrófugas y antisépticas, destruye el mocho e imposibilita su regeneración y proliferación en el futuro. Subrayo que antes del enlucido de cal es muy importante la completa remoción de todo tipo de pinturas acrílicas o grasas que impiden a las paredes de respirar.

Cuando las superficies estuvieron listas, preparé una pintura de cal y marmolina para aplicarla encima de la capa del mortero.

 

Una vez hechas las paredes, me dediqué a los muebles. Los lijé para quitar la pintura negra, los reparé con masilla, sustituí el fondo de los cajones, lijé y relucí los manillares y acabé por aplicar una pintura spray de dos colores, uno claro y el otro oscuro.

El interior de los muebles fue saneado y también pintado. Por último, pero no menos importante, lijé todas las superficies de mármol por reducir los daños y desperfectos que habían sido provocado por el ácido y los clavos.

Hubo la necesidad de construir un nuevo mueble para poder instalar el horno y la placa de gas. Entonces utilicé ladrillos de dos cameras y mármol de un color similar a las encimeras.

Dicha estructura vino enlucida y también pintada con la misma pintura de cal y marmolina.

La madera del cajón de la persiana estaba completamente podrida y fue necesario su sustitución. Por un factor de estítica, elegí instalar una placa de pladur e enlucirla con el mismo mortero de las paredes y pintarla del mismo color. Sin embargo, antes de proceder, tuve que reparar la persiana que había colapsado. Al final enlucí y pinté el cajón de la misma manera.

El marco de la ventana, siendo de hierro, se había oxidado y fue preciso lijarlo también. Decidí utilizar una pintura antioxidante, marca Oxirón, efecto martilé.

Ahora he empezado la última fase decorativa, ósea dos rosetas, una de sol y la otra de luna, alrededor de las dos luces y un frise decorativo que corre a lo largo del perímetro de las paredes. Por cuánto concierne el suelo de terrazo la sal fumant y los ácidos, que se han echado por destrozarlo, han cumplido con su propósito, pero... tengo ideas.

 

EN PROCESO...

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.